6 errores al entrenar que deber evitar si quieres aumentar musculo

El entrenamiento coordinado y supervisado es el más idóneo para mantener un cuerpo saludable y tonificado, además de una vida saludable sin complicaciones. Sin embargo, cuando se trata de tener un cuerpo escultural, es decir, una buena tonificación muscular, muchas personas incurren en errores superficiales que, aunque a simple vista no generen daño, las repercusiones futuras pueden ser muy severas.
Para obtener un cuerpo “Fitness” es de vital importancia tener muy claro el tipo de rutinas físicas para las que nuestro cuerpo está capacitado a soportar, como las que definitivamente debemos evitar. En especial, se debe saber la diferencia entre: La alimentación adecuada a cada persona, los entrenamientos y el descanso. Ya sea ejercicio particular o mediante el uso de maquinas y tonificadores de gimnasio, ganar masa muscular es una actividad que hoy en día se ha desviado de su objetivo primario que es, mantener el cuerpo con la suficiente fuerza acorde a la estatura y peso.
De primera mano, no debemos extralimitarnos entrenando los 7 días de la semana. Aunque mentalmente consideremos que podemos mantener una rutina tan rigurosa de ejercicio, el musculo necesita descansar, de esta forma la adaptación de fuerza, la reposición de energías y el volumen que se va construyendo no se tornan en un ritmo acelerado, lo que evita la distrofia muscular en un futuro. Entrenar en intervalos, alternando los días de descanso es la mejor recomendación.
El segundo error que debemos evitar es, la comida en abundantes cantidades. Se tiene al falsa creencia que, si nos alimentamos en sobre medida, la masa muscular tendrá mucha más masa ya que se está alimentando en mayores proporciones; esto es falso, dependiendo del tipo de entrenamiento. Lo que expertos en nutrición y métodos de ejercicio recomiendan es, hacer las tres comidas del día en base a los grupos alimenticios propicios a cada plato, además agregar meriendas entre cada momento para no dejar de alimentar al organismo y mantener un buen proceso digestivo.
En tercer lugar, evitar la fatiga del sueño y el estrés es muy benéfico a niveles psicológicos y físicos. El exceso de sedentarismo y los procesos fuertes de tensión evitan que la masa muscular se desarrolle de manera correcta. Descansar es muy importante para mantenernos un buen estado de energía, además de permitir que el musculo baje la inflamación y se adapte a las nuevas modalidades de entrenamiento. Entrenar con los niveles de energía bajos no traerá ningún resultado a la tonificación de los músculos, al contrarío, generará un estado de fatiga sin haber logrado ningún resultado a la hora de entrenar.
Seguidamente, otro error común que se debe evitar es llegar al fallo muscular. Esto también tiene que ver con conocer los límites de nuestro cuerpo y hasta donde somos capaces de tolerar un entrenamiento que, por lo general, se van tornando más rigurosos y exigentes conforme vamos evolucionando nuestras rutinas. La errada teoría de “entrenar hasta no poder más” genera entre un 80 y 90 porciento de carga muscular negativa, ya que podríamos llegar a una lesión muscular. Sobreponerse a los límites corporales podría concluir en una fatiga del 100 por ciento, lo que podría hacernos lesionar de gravedad a un punto de no poder entrenar nuevamente.
Llevar a un punto casi nulo el consumo de carbohidratos, grasas y proteínas, es el quinto error más común. No se debe utilizar métodos poco ortodoxos o improvisados para aumentar la masa muscular, es necesario romper el paradigma que nos obliga a evitar lo que nutricionalmente suele engordarnos y evita que los músculos se vean beneficiados. Por el contrario, todos los grupos alimenticios son importantes y deben consumirse con responsabilidad, y acorde a las necesidades que exija nuestro entrenamiento.

Por último, el sexto error que debemos evitar para aumentar la masa muscular es no beber suficiente agua. Cada vez que nos sometemos a un entrenamiento físico, el cuerpo pierde hidratación, ya que es drenada a través del sudor lo que representa la quema de grasas en el organismo. Estos procesos químicos del cuerpo requieren constante hidratación. Si no se mantienen los niveles adecuados, el cuerpo sufre una desbalance lo que genera un declive proteico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calderas de gasificación de carbón y leña

El Parque Al-Azhar

En que consiste una visita al dentista